“Hacía ventas pequeñitas y hoy mis velas están en España, Bélgica, Inglaterra y ya llegan a Francia”

Empresa: Loisa velas. Sector: Fábrica de velas

Luisa Giglione todavía no sale de su asombro. Han pasado 6 años y sigue atónita. “Hasta ese año llevaba adelante mi emprendimiento de velas de edición limitada y fabricación de mi propia moldería”, recuerda. Fue entonces que recurrió al PPE para hacer una consulta y ante la calidad de la información recibida decidió incorporarse al Programa. “Recibí mucha información que me permitió mejorar el producto. Información de parafinas, también de arancelamiento”, dice.

“En el 2006 hice mi primer viaje de negocios a Barcelona. Me fue muy bien. Viví el efecto Barcelona en vivo y en directo. Vi diseños que aquí no había, los clientes catalanes me pedían si se podía hacer de tal manera el producto, me perfeccioné, vieron que mis velas podían entrar a un canal más selectivo. Le agregué un plus, aprendí catalán, me asocié al Casal de Catalunya, me puse en contacto con el representante de la Generalitat de Catalunya en Argentina; en Repsol me ayudan con su ingeniero en parafina. En estos años, después del viaje mis v entas pequeñitas pasaron a pedidos de 1.100 velas, siempre respetando mi idea original, la de ediciones limitadas. Llego a Bélgica, a Inglaterra, próximamente a Francia y con mucho orgullo pasé a ser ‘Loisa ve las’”, relata Luisa, orgullosa.

Entre tantos motivos que la alegran y sorprenden rescata uno para ella muy especial: “una vela mía estuvo en la mesa principal en una final de polo en la India organizada por una firma francesa, llevada por un ambientador argentino”.

“Todo esto lo logre gracias a la ayuda del Programa y las herramientas que nos han dado. No he dejado de recomendarlo a quien tenga un proyecto de exportación. El Programa me potenció”, finaliza.